Fuente: Agritotal.com

sobre “Bioseguridad y riesgo en laboratorio”. Esta situación provocó un alerta innecesario que podría haberse evitado con solo haber chequeado la información.

De muy buena fuente provenía la información, tan buena que no hacía falta confirmarla con un simple llamado telefónico. Además funcionarios de prensa del organismo explicaron que recibieron llamados por este tema y desmintieron la situación instantáneamente.

El Senasa aclaró que la actividad desarrollada no constituyó un simulacro de ocurrencia de  focos de fiebre aftosa ni de ninguna otra enfermedad, dado que en tal caso intervienen todos los actores oficiales, nacionales, provinciales, municipales, fuerzas de seguridad, veterinarios privados, productores y laboratorios oficiales. La actividad se desarrolla en terreno y dura el tiempo real que demande su desarrollo, además de que se comunica oficialmente con anticipación a laOrganización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y a los países limítrofes, para evitar cualquier tipo de alarma.

Un virus muy costoso

Argentina forma parte del círculo de países libres de aftosa con vacunación, un status sanitario que le vale un importante diferencial de precio versus los países que tienen erradicada la enfermedad y por ende no deben inmunizar a sus rodeos.

Más allá del rumor per se, es importante tener en cuenta que un eventual brote aftósico paralizaría casi instantáneamente las exportaciones de carne, que hoy por hoy no abundan, pero de cualquier manera se dejarían de percibir ingresos por alrededor de 1000 millones de USD anuales (datos de 2012), se perderían mercados y se condenaría la quiebra de los pocos frigoríficos que aun exportan carne al mundo.

Agritotal.com

Comments are closed.