tren

Por ahora, no hay posibilidades inmediatas de aprovechar el servicio, mensualmente sólo con materiales de construcción llegan mil camiones.

La reactivación del servicio de cargas por ferrocarril parece todavía una quimera para los sectores productivos de Rafaela. Lo que se destruyó en las décadas del ’80 y ’90 será muy difícil de recuperar, pero hay al menos una luz tenue al final del túnel. Como sucedió muchas veces en la historia de la ciudad, se ha unido instituciones representativas del empresariado y la producción junto al municipio para intentar romper la inercia de los brazos cruzados y comenzar a hacer algo pensando en la reactivación como algo más que una utopía.

El primer paso se dio con la reunión con representantes de Belgrano Cargas que tuvo lugar hace algunos días en Timbúes. De allí no vinieron buenas noticias: el ferrocarril estatal no tiene en sus planes de mediano plazo la reactivación de los ramales que ocasionalmente pueden pasar por Rafaela o la región. Y el miércoles fue el turno de Nuevo Central Argentino, la empresa que opera la línea del exFerrocarril Mitre, que pidió una reunión para tomar contacto con las necesidades de los rafaelinos.
Por NCA participaron Luciano Mandril, Jefe Transporte Multimodal, y José María Santos, Gerente Comercial. Del otro lado de la mesa estuvieron Andrés Ferrero y Pablo Laorden, presidente y vicepresidente del CCIRR, Gabriel Gentinetta, coordinador de la Comisión de Infraestructura del CCIRR; Marcos Corach, Secretario de Desarrollo y Luis Ambort, secretario de Obras Públicas de la Municipalidad; y el presidente de la Sociedad Rural de Rafaela, Pedro Rostagno. También participaron Benjamin Albrecht e Iván Acosta, director general y secretario técnico del CCIRR respectivamente.
El encuentro se extendió por algo más de una hora y, mirado desde una perspectiva coyuntural, no arrojó resultados positivos: NCA no tiene servicios disponibles para ofrecerle a Rafaela y la región, aunque la atraviesa de Norte a Sur. Pero en la mirada más larga, sí hubo aspectos positivos. Por ejemplo, el hecho de que NCA no tenía información sobre los volúmenes de carga que se operan desde y hacia Rafaela y que tampoco ninguna otra ciudad o región le entregó información parecida, lo que despertó el lógico interés por explorar factibilidades, sin dejar de tener en cuenta que las inversiones necesarias deberán contar con aportes estatales que, por ahora, no parecen estar al alcance de la mano.

Lo que mueve Rafaela

Los datos más contundentes que se le ofrecieron a NCA tienen que ver con los volúmenes de áridos que llegan a la ciudad. Materiales de construcción como piedra, arena y cemento. Los volúmenes más importantes llegan desde Córdoba, que provee piedras. Desde Santa Fe se trae arena y la mayor parte del cemento proviene de Olavarría, en la provincia de Buenos Aires. Son nada menos que 32 mil toneladas mensuales, unos mil camiones que entran a la ciudad con esos materiales en forma mensual. Pero NCA no tiene vías que comuniquen con esas zonas.
“La posibilidad de contar en nuestra ciudad con una estación de tren para carga y descarga de materiales, contenedores con productos, etc. es una cuestión fuertemente impulsada por el CCIRR en la búsqueda de optimizar los diferentes medios de transporte y bajar los costos de los mismos, ganando en competitividad”, destacó la entidad empresaria, en una comunicación que dio a conocer ayer.
Desde el CCIRR se recordó que se viene trabajando el tema desde los encuentros con Belgrano Cargas y con autoridades de la Administración de Infraestructura Ferroviaria. Además se mencionaron las diferentes obras que cambian la fisonomía de la ciudad, tal como la Autopista 34 y su variante Rafaela (circunvalación), así como también, proyectos como el de creación de un Centro Logístico para el transporte de cargas. En virtud de ello se repasó la operatoria del NCA que atraviesa la ciudad, pero que actualmente no le brinda servicios a la misma.
La central empresaria insiste en que “se puede volver a conectar la ciudad a través de trenes y por esa razón se están recabando datos para hacer el análisis y se justifique la inversión. Además, se destacó el potencial del núcleo empresario rafaelino con exportaciones a distintas partes del mundo, empresas alimenticias de las más grandes del país, y también, los volúmenes de material árido que demandan las empresas constructoras y el Municipio trayendo el mismo desde diferentes orígenes. En virtud de ello, se trabajó sobre un plano de Rafaela y se señalaron las redes ferroviarias actuales, algunas en desuso. El NCA tiene una concesión de 30 años, de los cuales le restan 5, con opción a extenderla por 10 años más”.
En el marco del plan estratégico Rafaela 2020, el CCIRR expresó la voluntad de gestionar las inversiones que sean necesarias para activar lo que se ha parado. Desde el NCA se tomó positivamente esta postura aclarando que deben hacerse las ecuaciones necesarias entre distancias y volúmenes que ameriten no solo el paso del tren sino lo más interesante, la carga y descarga de materiales y contenedores.
Como conclusión de la reunión el CCIRR continuará trabajando y reuniendo datos sobre los volúmenes de transporte que maneja Rafaela y enviar los mismos a las autoridades del NCA.
Desde la empresa ferroviaria solicitaron dicha información para hacer los análisis económicos pertinentes y presentar en un próximo encuentro, los resultados del mismo.

 

fuente Diario Castellanos

Comments are closed.