Syngenta realizó su sexta edición del Simposio Seed Care donde diferentes especialistas brindaron un amplio recorrido por los problemas agronómicos que los cultivos enfrentan desde la semilla, bajo el suelo y en las etapas iniciales. Además, se presentó Fortenza Semillero, su nuevo insecticida  de control completo.

 

 

Pilar, provincia de Buenos Aires, Junio de 2013.  La sanidad, el vigor y las características genéticas de las semillas exigen tecnologías cada vez más específicas. En la nueva edición del Simposio Seed Care de Syngenta, y con la presencia de representantes de los principales semilleros del país, se abordaron todos los aspectos que resultan determinantes a la hora del arranque de los cultivos.

 

El evento contó con la presencia de Karsten Neuffer, Director Global de Seed Care de Syngenta, quien brindó una completa visión sobre los avances en tratamiento de semillas y sus perspectivas de mercado en el mundo agrícola, Syngenta a nivel mundial es líder en este segmento. “Es la empresa que más investiga sobre cuidado de las semillas y las dificultades que éstas enfrentan. Prueba de ello es el problema de  los nematodos, que existieron desde siempre y afectan a las raíces. En este sentido, Syngenta fue el primero en lanzar una solución con Avicta 50 % y continuará con el lanzamiento de Clariva, un nuevo nematicida biológico previsto para el 2014/15”. Otra limitante mencionada fue  Rhizoctonia y  para su control Syngenta ya cuenta con Vibrance  Integral en trigo y cebada y está próxima a lanzar Vibrance Semillero para soja y maíz.

 

Seguidamente, el Ing. Sebastián Lisanti, de FAUBA / Conicet explicó: “Es fundamental entender que las partes subterráneas y aéreas de la planta se encuentran acopladas formando un único sistema. Por eso debemos conocer más sobre la fisiología de la raíz y básicamente garantizar la adecuada absorción de agua y nutrientes preservando la biomasa, densidad, profundidad, distribución y longevidad de las raíces”.

 

Enfermedades problemáticas:

 

Más tarde, el Ing. Facundo Quiróz, del INTA Balcarce, se refirió a la evolución del Mildiu ó enanismo del girasol, una enfermedad policíclica, altamente dependiente del ambiente, de amplia distribución en la Argentina y que genera importantes pérdidas de rendimientos. Para controlar mildiu hacen falta altos costos (resistencia genética, control químico y controles fitosanitarios entre países). El enanismo es producido por oomycetes y ataca al girasol en el período más susceptible: entre la siembra y el estado de botón floral..

 

Otra enfermedad que complica la sanidad inicial de los cultivos es  Rhizoctonia spp. Según planteó la Dra. Mirta Kiehr, de la Universidad Nacional del Sur, esta patología sobrevive en las raíces de las gramíneas y malezas muertas. Suele aparecer entre la cuarta y octava semana después de la siembra. “Estamos recomendando destruir malezas 2 o 3 semanas antes de la siembra, teniendo en cuenta que el glifosato y sulfonilureas predisponen el ataque. Utilizar semillas de calidad que no vengan infectadas, fertilizar correctamente y lavar muy bien la maquinaria utilizada.

Contra Rhizoctonia spp no hay resistencia. Una vez que está en el campo, la enfermedad tardará unos siete años en disminuir por actividad microbiana antagonista”, sostuvo.

 

A continuación el Dr. José Rotundo,  de la Universidad Nacional de Rosario y también investigador del Conicet mencionó que el correcto manejo de la densidad apunta, en ausencia de estrés hídrico severo, a maximizar la captura de la radiación y esto impacta directamente sobre el potencial de rendimiento del cultivo. En ambientes de alta productividad se requieren menos plantas para maximizar el rinde. En ese sentido,  Rotundo,  explicó que en numerosos ensayos realizados durante las últimas dos campañas, el tratamiento Plenus aumentó el coeficiente de logro de plantas: “Su efecto fue significativo respecto al tratamiento control por parte del productor (con o sin fungicida). En Plenus, observamos un efecto sinérgico de la combinación entre insecticida y nematicida. El agregado de insecticida a una semilla tratada con fungicida determinó una respuesta positiva consistente”.

 

Plagas vs tecnología:

 

Seguidamente, los ingenieros Augusto Casmuz y Franco Scalora de la EEAOC  y Roberto Peralta de la empresa consultora  Halcón, abordaron la problemática de los complejos de plagas que complican a los cultivos de soja y maíz en su emergencia.

En soja son problemáticas las orugas (desfoliadoras, bolilleras, cortadoras y barrenadoras), grillos, palomas, y en el NOA, el complejo de picudos en sus tres variedades. Mientras que en las primeras etapas del maíz, los problemas son barrenador de tallo, gusano cogollero, oruga de la verdolaga, chinche de los cuernos y pulgones. Los especialistas dejaron en claro que es vital la tecnología BT de los cultivares y que el productor debe tomar conciencia de que es necesario evitar la aparición de individuos resistentes dejando áreas de refugio, es decir áreas sembradas con maíces no BT dentro del mismo lote que actúan como plantas susceptibles.

 

El Ing. Peralta  indicó que las plagas pueden diferenciarse entre: ocasionales, recurrentes y emergentes. Entre las recurrentes en ascenso mencionó a la arañuela roja y a los trips. Y recordó que las plagas suelen modificar su comportamiento por cambios en el ambiente como el caso de las arañuelas que sobreviven en las malezas. Por su parte, los trips, siempre identificados con la soja, desde hace dos campañas están atacando al maíz. Otra preocupación a futuro es la creciente presencia de mosca blanca ( Bemisia tabaci ) en soja, una plaga que “explota” por la alta capacidad de reproducción que tiene.

Entre las plagas ocasionales mencionó a los “siete de oro” ( Astylus atromaculatus ) que es un insecto oportunista y se alimenta de soja o maíz con problemas de desarrollo inicial y el “negrito de girasol” ( Blapstinus punctulactus ) que ataca la plántula de girasol.

 

Finalmente, el Ing. Adolfo Bertachini, Gerente de Seed Care LAS se refirió a  Fortenza Semillero, una nueva clase química de insecticida que puede complementar a los  eventos genéticos y está especialmente diseñado para el mercado de tratamiento de semillas profesional. Se la recomienda en mezcla con tiametoxam, que es un insecticida para tratamiento de semillas de amplio espectro, en uso en varios cultivos y para todo tipo de regiones en la Argentina. La combinación de ambos productos permite obtener resultados consistentes, es efectivo en diferentes ambientes, inclusive en los más extremos, y es perfectamente compatible con otros fungicidas y nematicidas. Brinda protección contra insectos de suelo y aéreos como gusanos blancos, orugas cortadoras ( Agrotis spp., Porosagrotis spp.) y gusano cogollero ( Spodoptera frugiperda ) en los cultivos de maíz, soja y girasol.  Fortenza Semillero se estima estará disponible en el país para  esta campaña. Combinado con Cruiser 60 FS Semillero conforman una potente mezcla, que brinda control total de insectos de suelo y plagas de aparición temprana en la emergencia.

 

Acerca de Syngenta

 

Syngenta es una de las compañías líderes mundiales con más de 27.000 empleados en 90 países, dedicada a nuestro propósito: Incorporar a la vida el potencial de las plantas. A través de ciencia de primer nivel, alcance global y compromiso con nuestros clientes contribuimos a aumentar la productividad de los cultivos, proteger el ambiente y mejorar la salud y la calidad de vida. Para más información sobre nosotros por favor diríjase a www.syngenta.com o www.syngenta.com.ar

 

 

Comunicado de advertencia respecto de las declaraciones con vista a futuro

El presente documento contiene declaraciones con vista a futuro, que pueden identificarse por terminología como ‘estimamos’, ‘sería’, ‘potencial’, ‘planes’, ‘proyectos’, ‘estimado’, ‘apunta’, ‘en curso’ y expresiones similares. Dichas declaraciones pueden estar sujetas a riesgos y falta de certeza que podrían llegar a hacer que los resultados reales difirieran materialmente de estas declaraciones. Lo remitimos a los documentos disponibles al público que Syngenta presentó ante la Comisión de Valores de los Estados Unidos (U.S. Securities and Exchange Commission) para obtener información sobre éstos y otros riesgos y dudas. Syngenta no asume responsabilidad alguna de actualizar las declaraciones con vista a futuro para reflejar los resultados reales, las suposiciones modificadas u otros factores. El presente documento no constituye ni forma parte de ninguna oferta o invitación a vender o emitir, ni ninguna solicitud de ninguna oferta de compra o suscripción a acciones ordinarias de Syngenta AG o Syngenta ADSs; tampoco se tomará como base ni tendrá conexión alguna con ningún contrato celebrado con los fines arriba mencionados.

Comments are closed.